Archivo de la categoría: Uncategorized

El SOLDADO AHEMD ALIOUAT ES VÍCTIMA DEL RACISMO. PEDIMOS SU INMEDIATA LIBERTAD.

El pasado martes 4 de julio, Ahmed Aliouat fue condenado a cadena perpetua por el Tribunal Militar marroquí. Ahmed, de origen saharaui y soldado en el ejército de Marruecos, ha sido acusado de comunicarse en las redes sociales con “el enemigo”. Esto constituye una cruel violación de los derechos humanos y del derecho a un juicio justo. 

El racismo y prejuicios contra los saharauis no existen solo en el ámbito social sino también en las instituciones del Estado marroquí, incluyendo las estructuras del ejército. Los malos tratos y los actos racistas son absolutamente ignorados y nunca son investigados ni castigados por la justicia del reino alauita. Además, el sistema de justicia penal no contempla ningún tipo de medidas para tratar los casos de discriminación contra las personas saharauis o de origen saharaui.

 

El caso del soldado Ahmed es un ejemplo de cómo los saharauis corren mayores riesgos de ser considerados “traidores del Reino de Marruecos”. Así mismo tienen muchas menos probabilidades de tener un juicio justo o de conseguir que se investiguen con prontitud y de manera exhaustiva las presuntas injusticias de que son objeto y que se ponga a los responsables a disposición judicial.

 

El impacto de las prácticas discriminatorias de las autoridades de ocupación marroquíes es tal que la sensación de injusticia no se limita solamente a víctimas que defienden la Autodeterminación del Pueblo Saharaui, sino que se extiende a todas las personas de origen saharaui o que hablan hassania (dialecto saharaui), incluyendo a los funcionarios del ejército.

 

La gran mayoría de los casos de los que Adala UK ha tenido noticias y que afectan a funcionarios o ciudadanos saharauis en las distintas instituciones de la monarquía marroquíes, revelan la existencia del racismo manifiesto que sus funcionarios y jefes marroquíes ejercen sobre los saharauis.

 

En abril de 2017, el soldado Ahmed Aliouat, de 21 años y cumplidor con su trabajo, vio llegar a su superior, el Cabo Mohsin Saadouni, quien empezó a insultarle sin razón alguna y a acusarle de ser “traidor a la patria”, le llamó “enemigo Polisario”, le empujó, y prometió encarcelarlo por no hacer la comida ni las tareas de hogar como hacen otros soldados.

 

En palabras de su superior: “soy Cabo y tú un soldado de ‘mierda’ así que si quiero enviarte a la cárcel lo haré, y tú no podrás hacer nada”, declaró Ahmed a su familia.

Frente a esas amenazas el soldado pidió a su jefe ser trasladado a otra barraca, obteniendo como respuesta que si presentaba la solicitud de traslado tendría que cumplir una pena de 15 días en una celda de aislamiento y le quitarían 2500 Dirham marroquíes (260$) de un total de 4000 DH (416$), que es la nómina que cobra Ahmed al mes.

 

El 4 de marzo de 2017, Ahmed Aliouat fue arrestado y encarcelado en el pabellón militar en la prisión de Salé. Después de su arresto estuvo desaparecido durante 13 días, durante los que fue interrogado y sometido a tortura.

 

Según informó su familia, desde que fue arrestado el 4 de marzo, Ahmed ha permanecido en una localidad desconocida y no se le ha permitido comunicarse con nadie, incluso con su familia. Iniciaron una búsqueda para saber dónde estaba, contactando a numerosas autoridades marroquíes y a las barracas militares generales en los territorios ocupados del Sáhara Occidental.

 

Ahmed fue torturado durante 13 días: 2 días seguidos en “Bir Ganduz”, después fue trasladado al cuartel de la gendarmería de Agadir y allí fue torturado 11 días y obligado bajo tortura a firmar confesiones impuestas por las autoridades marroquíes.

 

La unidad a la que Ahmed había sido destinado está localizada en el territorio ocupado del Sáhara Occidental.

 El 6 de marzo un hombre procedente de las barracas donde Ahmed fue arrestado llamó a la familia y les informó de que el soldado había sido detenido por chatear en Facebook sobre asuntos políticos con otros saharauis que están refugiados en los campamentos de Tinduf (Argelia) y también por compartir vídeos y noticias sobre el Sáhara Occidental en su página de Facebook. La familia siguió la búsqueda intentando obtener noticias de Ahmed.

 

El 17 de marzo, el padre de Ahmed se desplazó a la ciudad de Dajla, en el extremo sur del Sáhara Occidental ocupado, para intentar obtener información sobre su hijo. Una vez allí la gendarmería militar finalmente le informó de que su hijo había ido a la ciudad marroquí de Agadir, a 1200 km de distancia, para arreglar unos papeles. El padre inició el viaje en su coche la misma noche, y de camino a dicha ciudad recibió otra llamada de la gendarmería informándole de que su hijo estaba en Rabat, a unos 1600 km de su lugar de residencia. También le informaron de que iba a ser juzgado la mañana siguiente. El padre tuvo que seguir su camino hacia Rabat para asistir al juicio celebrado el 18 de marzo. Después del largo viaje no se le permitió entrar en los tribunales ni en la sala del juicio. Los guardias dijeron a los padres de Ahmed que era un juicio privado y que no podían entrar. Los padres del afectado confirmaron que solo vieron a su hijo a las 11 de la mañana en la puerta de los tribunales al entrar y a las 5 de la tarde al salir encerrado en un coche militar. Más tarde la familia se enteró a través de uno de los guardias que su juicio había sido pospuesto hasta el 20 de marzo, coincidiendo así con el juicio de los 24 prisioneros del grupo Gdiem Izik. De esta manera, toda la atención de los medios y la sociedad marroquí se centró en el juicio del grupo Gdiem Izik, silenciando así el juicio de Ahmed. Ahmed permaneció desaparecido hasta el viernes 17 de marzo.

 

El 20 de marzo no se permitió presenciar el juicio a ningún miembro de la familia ni tampoco a la prensa internacional. “A la llegada a los tribunales, uno de los guardias nos dio un documento que parecía como un permiso de visita carcelario y nos dijo que Ahmed ya había sido condenado por el tribunal y que para conocer su sentencia teníamos que usar el permiso de visita y preguntarle directamente¨, contó un testimonio a Adala UK.

 

“Esto no es justicia – primero lo quieren juzgar el sábado, y después de posponerlo nos dicen que podemos asistir al juicio, y hoy llegamos y nos dicen que nuestro hijo ya ha sido condenado”, añadió otro familiar.

 

El 21 de marzo, Ahmed desmintió la noticia de que fue juzgado y confirmó que los guardias dieron falsas noticias a sus familiares y que su juicio fue aplazado hasta el 4 de julio de 2017.

 

Al juicio del 4 de julio solo se permitió la entrada al padre de Ahmed, y el resto de familiares y la prensa internacional tuvieron que quedarse fuera. La acusación presentó como evidencias “el historial de un chat en Facebook” en el que presuntamente Ahmed había estado chateando con ciudadanos saharauis de los campamentos de refugiados sobre temas políticos y sobre enviar banderas del Sáhara Occidental ocupado. La defensa rechazó todas las evidencias presentadas, ya que la cuenta de Facebook en cuestión no lleva el nombre del usuario ni la consigna de verificación. No obstante, el juez rechazó todas las protestas presentadas por la defensa.

 

“El juez dijo a mi hijo que la acusación demostró que él se comunicaba con gente en los campamentos de refugiados saharauis, mi hijo respondió que ‘si alguien me saluda en el Messenger yo le saludo sea de donde sea’, el juez le respondió diciendo que ‘no debes ni saludar a esas personas ni hablar con ellos’. A esto Ahmed respondió que ‘si alguien te saluda en las redes sociales ¿cómo vas a verificar de dónde es? ¿Y qué problema hay si alguien me saluda y yo por educación le respondo?’. “Esto es absurdo, nunca he visto algo igual en mi vida, que se condene a una persona a cadena perpetua por saludar en Facebook y se presenta eso como evidencias reales” declara el padre.

 

Ahmed y su compañero fueron condenados a cadena perpetua por el Tribunal por incitar a la fuga de civiles y militares para incorporarse al enemigo, en alusión al Frente Polisario. “Mi hijo fue condenado a cadena perpetua por un chat de Facebook como única prueba que ni siquiera lleva el nombre de mi hijo” comenta el padre. Ambos serán encarcelados en el pabellón militar en la prisión de Salé, Reinos de Marruecos. El compañero de Ahmed, Slaimani Simoh fue detenido después que los militares encontraran en su dormitorio un papel que decía “los revolucionarios saharauis Polisario si vienen nos llevarán a todos” tambien fue acusado de escuchar la misura de la Radio que emite el “Polisario” desde los campamentos de los refugiados en Tinduf (Argelia). El compañero, que prefiere permanecer en el anonimato, detenido y torturado durante días, fue obligado a firmar confusiones bajo tortura. La policía militar no les permitió ni a él ni a Ahmed ver ni leer las acusaciones que se les imputan.

 

El sistema de justicia marroquí adolece de profundas deficiencias y nos preocupa la parcialidad del juicio, que se celebró en secreto. Las condenas a cadena perpetua impuestas son las últimas de una sucesión de acciones regresivas de las autoridades del Reino de Marruecos en relación con los derechos humanos.

 

Por su parte los medios de comunicación marroquíes subrayaron noticias con la versión del gobierno que fueron difundidas por varios medios españoles, incluyendo la agencia EFE. Éstas incluyen hechos tales como que los dos militares fueron arrestados hace 4 meses por la Gendarmería Militar tras varios meses de vigilancia por entrar en contacto con “partes cercanas al enemigo fuera del territorio nacional” y que habían “incitado a militares y a civiles a incorporarse al Frente Polisario”. La misma fuente añadió que “la Fiscalía pidió la máxima pena contra los dos soldados y expuso pruebas relacionadas con materiales confiscados”. Aún más alarmante es la información errónea publicada por este medio en qué se afirma que los soldados proceden de regiones fuera del Sáhara Occidental ocupado.  

 

Cabe recordar que Ahmed y su compañero fueron denunciados por su jefe, y que él era el único testigo y que además testificó en contra de ellos. Otros dos testigos testificaron a favor de Ahmed y su compañero diciendo que ellos eran ejemplares y que nunca habían visto nada que les hiciera sospechar de traición y que dudan de todas las acusaciones en contra de ellos.

 

El 5 de julio Ahmad apeló la sentencia y pidió a todas las ONGs nacionales e internacionales que apoyen su caso, también pidió defensa y abogados que no sean marroquíes debido a que el tema del Sáhara Occidental es muy complejo y es muy difícil que un abogado marroquí contradiga la posición oficial del gobierno alauita. La mayoría de los abogados consultados por su padre le han dicho que no pueden ser involucrados en temas relacionados con la cuestión del Sáhara Occidental porque es un tema muy delicado y peligroso para ellos y para su labor. El padre también confirmó que los dos abogados que contrató no han mencionado la palabra “Sáhara Occidental” ni han hecho lo suficiente para contradecir las acusaciones. Simplemente han rechazado las evidencias diciendo en todo momento que es muy jovencito y no debe ser juzgado por un chat.  

 

No se permitió que los abogados se pusieran en contacto con Ahmed en ningún momento, ni durante su arresto ni antes ni después del juicio. Ahmed no conoce la verdadera razón de su detención y confirmó que nunca ha cometido ninguna infracción o desobediencia de ningún tipo. También dijo que su jefe siempre lo amenazaba de imputarle acusaciones falsas para encarcelarle y siempre le ha tratado mal por ser de origen saharaui. Los malos tratos recibidos incluyen obligarle a lavar su ropa y amenazas de ser violado si no obedecía sus órdenes. Los compañeros de Ahmed han declarado que su jefe les dijo que “Ahmed es saharaui y siempre estará del lado de su gente, estoy convencido que ayudará a entrar en ‘nuestras fronteras’ al Polisario (Movimiento de la Liberación de Sáhara Occidental)”. También según sus compañeros, su jefe prometió denunciarle con todas las acusaciones que tiene en mente.

 

Adala UK pide a las autoridades que vuelvan a juzgar a los acusados en un nuevo juicio y que este cumpla con las normas sobre juicios justos aceptadas internacionalmente. Es evidente que la base de las declaraciones son por una parte el odio y el racismo por parte de su jefe y por la otra la falta de evidencias, ya que la acusación solo presentó un historial de un chat en Facebook de autenticidad cuestionable.

 

Las comunicaciones son privadas e inviolables y cualquier acto cometido por las Autoridades que atente contra la libertad y privacidad de las mismas debe ser penado. En este aspecto, el Reino de Marruecos ha utilizado el espionaje de forma arbitraria contra personas, incluyendo periodistas y defensores de derechos humanos. Como el objetivo de la vigilancia es ilegal, el gobierno de Marruecos ha cometido una clara violación del derecho a la intimidad con consecuencias graves para la libertad de expresión.

 

Los encausados quieren que se haga justicia, pero la justicia servirá de poco si se basa en evidencias de un chat en las redes sociales o en pruebas obtenidas mediante el uso de tortura o coacción.

 

Los hechos de discriminación y racismo, así como las torturas denunciadas por Ahmed deben ser investigados de manera inmediata, exhaustiva e imparcial y los responsables de esos actos deben ser procesados en juicios justos ante autoridades reconocidas.

 

El Reino de Marruecos debe cesar sus conductas de discriminación hacia personas de origen saharaui, e instar a las instituciones del reino a poner en marcha medidas efectivas para luchar contra el racismo y la discriminación.

Adala UK condena la detención arbitraria y humillante contra el joven Saharaui Hamza Al Ansari

Al detener al joven Hamza Al Ansari conocido por su participación pacificas en las manifestantes por la autodeterminación del pueblo saharaui, las autoridades de ocupación marroquíes han demostrado una vez más su profundo desprecio del derecho a la libertad de expresión y de reunión. 

El joven saharaui detenido y trasladado a la “cárcel Negra” de El Aaiún ocupado tras intentar unirse a un grupo de saharauis para celebrar la puesta en libertad a los EX presos políticos del Grupo “Gdeim Izik” en la capital del Sáhara Occidental el viernes pasado. El joven debe ser puesto en libertad inmediata. Activistas de Adala UK presentes, aseguraron que Hamza fue golpeado, humillado antes de ser obligado por los agentes a subir a un coche perteneciente a la policía de ocupación marroquí. Y también esutvo desaparecido por 48hs. 

 Hamza ha pasado la noche en la comisaría donde probablemente fue sometido a torturas y humillaciones, de allí se lo traslado hoy a la “cárcel Negra”. Según las autoridades de ocupación, los cargos que se le imputan son por: organizar manifestaciones pacificas y participar en ellas.

Hamza es conocido sus participaciónes activas en las manifestaciones pacíficas en diferentes ciudades saharauis – El Aaiún y Bojador- para exigir la autodeterminación del pueblo del Sáhara Occidental ocupado. 

 El viernes 21 Julio, un gran número de ciudadanos saharauis y con fines solidarios intentaron llegar a las casas de los EX presos políticos del grupo Gdeim Izik: Diech Daf y El Bakai Arabi quienes fueron liberados por el Tribunal marroquí la semana pasada, tras pasar 6 años en la presión de Salé. Las autoridades ocupantes marroquíes cerraron todas las calles que conllevan a las casas de los EX presos políticos y no dejaron a ninguna persona pasar, a otros ciudadanos que pasaban ya sean residentes o visitantes fueron interrogados por los agentes para así dejarlos o no pasar. 

Activistas de Adala UK que presenciaron el acto en la calle de El Aaiún observaron casos de uso excesivo de la fuerza por parte de las Fuerzas de seguridad contra la población saharaui. Sobretodo las fuerzas antidisturbios quienes rodearon a un grupo de personas que se concentraba cerca una de las casas de uno de los EX presos políticos y empezaron a empujarlos y golpearles, provocando una estampida y causando caídas. Según se informa hubo más de 10 personas heridas. 

 

El joven Hamza Al Ansari fue detenido en la calle cerca de la Casa del EX preso Diech Daf en un intento de llegar y pasó la noche en una comisaría de policía antes de comparecer ante un juez de investigación la mañana siguiente quien decidió trasladarle a la cárcel. 

 Adala UK concediera el encarcelamiento de todos manifestantes pacíficos saharauis, una violación al la libertad de expresión; que por cargos falsos o penales son una parte estrategia que utilizan de las autoridades de la ocupación marroquíes para silenciar las voces que reivindican la autodeterminación del pueblo del Sáhara Occidental.

Hamza esta ahora encarcelando por el solo hecho de intentar tomar parte en un acto solidario y pacifico. Por intentar ejercer pacíficamente su derecho a la libertad de expresión y reunión. Por ellos Hamza debe ser puesto de inmediato en libertad.

 Las autoridades marroquíes deben investigar los golpes y las humillaciones que el joven recibió en plena calle, mientras los detuvieron y durante su detención, y poner a los responsables a disposición judicial

 Adala UK pide a las Naciones Unidas y el Consejo de Seguridad ampliar el mandato de la Misión de las Naciones Unidas para el Referéndum del Sáhara Occidental (MINURSO) para incluir Mecanismo para supervisar la situación de los derechas humanos en el Sáhara Occidental, para asegurar que las violaciones perpetradas por el Reino de Marruecos llegarán a la comunidad internacional y la opinión pública. Porque bajo el bloqueo informativo que ha expuesto el reino de Marruecos, vigilar e informar sobre la situación de los derechos humanos en el Sáhara Occidental se ha convertido en una tarea casi imposible.  

El juicio a los presos políticos saharauis del grupo de “Gdiem Izik” es una muestra clara de que el sistema judicial del Reino de Marruecos no es justo ni independiente.

La Organización británica Adala UK presento un comunicado hoy 19 de julio 2017:
Que las duras sentencias contra los presos políticos saharauis del grupo “Gdiem Izik” están basadas en un juicio injusto y no pueden de ninguna manera, ser un enlace para poner fin al derecho a la libertad de los presos políticos. Asegurando que “este tipo de juicios injustos refleja que la autoridad del Reino de Marruecos ignora totalmente la legislación nacional e internacional.


La organización señaló que el Juez confirmo las condenas perpetuas, dejando las mismas que dicto en el año 2013 el Tribunal Militar, mientras que las otras penas oscilaron entre 30 años, 25 años y 20 años. El juicio evidencia la ilegitimidad del proceso, no estaban claros los motivos por los cuales se los sentenciaba. Lo que cual demuestra una verdadera falta de legalidad y legitimidad al debido proceso.

La ONG británica destacó que los presos políticos saharauis ejercieron su derecho a la libertad de reunión pacíficamente en la defensa de su derecho a la autodeterminación. Y sobre esta base fueron secuestrados y torturados por las autoridades con el fin de obtener confesiones; el Tribunal acepto esas “confesiones” obtenidas bajo tortura como prueba.

La organización señaló también de que el Comité de las Naciones Unidas sobre la Tortura, el 15 de noviembre el año 2015 llegó a la conclusión de que el Reino de Marruecos violo la Convención contra la Tortura varias veces contra preso político saharaui Nama Asfari. Tomando nota de que el mismo Comité también llegó a la conclusión de que las autoridades no habían investigado las denuncias de tortura y otros tratos crueles e inhumanos sufridos el preso político Naama. Fue privado de sus derechos legítimos, incluida la rehabilitación médica.

Adala UK considera que este tipo de juicios injustos, reflejan que las autoridades del Reino de Marruecos ignoran la legislación nacional e internacional. Señalamos también que las familias de las víctimas tienes derecho a que se haga justicia. Pero una justicia, que sea clara, honesta y llevada adelante con todas las garantías procesales; y no una justicia que se basa en pruebas obtenidas mediante la tortura y venganza por motivos políticos.

Adala UK señala que estas condenas deben ser anuladas, y los presos políticos deben ser llevados a un juicio que cumpla con las normas internacionales de justicia. La ONG hace un llamamiento al régimen de ocupación marroquí a que respete su compromiso con la legalidad internacional y detener los crímenes perpetrados contra los civiles saharauis. Detener la violación sistemática de los derechos humanos, como ser detenciones arbitrarias, juicios injustos, tortura y las violaciones de los detenidos y presos saharauis en las cárceles marroquíes.

Los juicios injustos por Tribunales marroquíes a gran escala han dado lugar a varias sentencias duras e injustas en contra muchos civiles saharauis, así como las detenciones de decenas de personas sin juicio por varios meses. Los manifestantes pacíficos, periodistas y defensores de derechos humanos están pagando el precio de una brutal represión llevada a cabo por el gobierno de ocupación marroquí y sus deferentes fuerzas de seguridad en venganza por la posición política de estas personas en apoyo de la derecha del pueblo del Sáhara Occidental.

Adala UK exige a Naciones Unidas y al Consejo de Seguridad ampliar el mandato de la Misión de las Naciones Unidas para el Referéndum del Sáhara Occidental (MINURSO) para incluir urgente mecanismo de supervisión sobre la situación de los derechos humanos en el Sáhara Occidental. Y así asegurar que toda la comunidad internacional actué en contra del ocupante marroquí, porque estas clases de prácticas abusivas sobre la población pacifica saharaui deben terminar.

Adala UK: crisis en el Sáhara Occidental por la intimidación y represión de defensores de derechos humanos

 Las detenciones arbitrarias y la intimidación son riesgos que los defensores de derechos humanos en el Sáhara Occidental ocupado sufren a diario, tal y como Adala UK ha documentado en numerosas ocasiones a lo largo de los últimos años. A pesar de vivir bajo el constante miedo de la intimidación, las amenazas y los ataques, los defensores de derechos humanos siguen trabajando con determinación y valentía día tras día. No es justo que ellos tengan que afrentar estas amenazas solos. La comunidad internacional y la ONU deberían estar trabajando para protegerlos y apoyarlos. 

Hasana Duihi, defensor de derechos humanos saharaui y miembro de la Asociación Saharaui para las Víctimas de Violaciones de Derechos Humanos (ASVDH por sus siglas en inglés), participó en la 34a sesión del Consejo de Derechos Humanos de la ONU en Ginebra. A raíz de su participación en dicho Consejo y en otras actividades de apoyo a los derechos humanos, Hasana ha sido víctima de la presión del Gobierno de Marruecos.

 

Hasana es funcionario y trabaja para el Ministerio de Educación de Marruecos. El 16 de junio de 2017 le ordenaron el traslado de la Academia Regional de Educación y Entrenamiento en El Aaiún a la Oficina Regional de Educación y Entrenamiento en la ciudad ocupada de Boujdour, al sureste de El Aaiún y a unos 200km de su casa.

 

En ASVDH Hasana se encarga de documentar las violaciones de derechos humanos cometidas por el gobierno de Marruecos contra la población Saharaui, y en concreto en relación a su derecho a la autodeterminación. El hecho de trasladarlo a otra región es una medida para que deje de trabajar como defensor de los derechos humanos, presionándole allí donde más le duele: alejándolo de su ciudad y su familia (Hasana tiene una mujer y 3 hijos).

 

Hasana dijo a Adala UK: “mi jefe y mis compañeros me dijeron que habían recibido mucha presión por parte de sus superiores y que yo necesitaba ponerme en mi sitio”, refiriéndose a la necesidad de abandonar su activismo por el derecho a la autodeterminación. “En una reunión con mi jefe le dije que yo hago bien mi trabajo, llego y me voy a la hora. Mi jefe me dijo que yo era uno de los mejores trabajadores en su departamento, pero que el problema no estaba a su alcance y que sus superiores eran quienes estaban a cargo de esto”.

 

La mañana siguiente, Hasana encontró una carta en su mesa en la que se le ordenaba su traslado. Hasana explicó a Adala UK que se quedó sorprendido y al mismo tiempo enfadado, ya que nunca había solicitado el traslado. Hasana intentó discutir el asunto con su jefe para obtener una explicación, pero este se negó – de hecho, ni siquiera quiso recibirlo porque claramente se sentía mal al respeto. 

 

Mina Baali, la mujer de Hasana y también defensora de derechos humanos, en el pasado ha sido víctima de desaparición forzada y de numerosos encarcelamientos en condiciones inhumanas por su trabajo documentando graves injusticias cometidas por el Reino de Marruecos contra la población Saharaui. Mina participó en la 30a sesión del Consejo de Derechos Humanos, donde ofreció su testimonio en varios eventos sobre las severas violaciones de derechos humanos que Marruecos comete en el Sáhara Occidental. Mientras estaba en Ginebra, recibió una llamada exigiéndole abandonar el Consejo de Derechos Humanos o arriesgarse a sufrir “graves consecuencias”.

 

La pareja considera que la orden de traslado que recibió Hasana es la amenaza que recibió su mujer en la llamada telefónica. Las autoridades marroquíes retiraron el sueldo a Mina pocos días después de su participación en el Consejo el pasado marzo. Participar activamente en la defensa de los derechos en Marruecos o en los territorios ocupados es una peligrosa actividad.

 

Estas ultimas prácticas forman parte de una ya peligrosa colección de medidas de represión utilizadas por las autoridades marroquíes contra los saharauis. Estas incluyen la prohibición de viajar al extranjero, la represión del derecho de protesta y reunión pacífica, así como leyes civiles y administrativas para perseguir a defensores de derechos humanos. El gobierno de Marruecos, además de amenazar y hostigar cualquier persona que defienda los derechos humanos en los territorios ocupados del Sáhara Occidental, trata de cultivar públicamente la hostilidad hacia los defensores de derechos humanos a través de la propagación de una retórica demonizante que representa a los activistas como agentes extranjeros.

 

Es evidente que en Marruecos hay un parlamento, un sistema judicial y un gobierno, pero no hay separación de poderes. Hay una monarquía y todas las decisiones finales relativas a cualquier asunto del país se toman en función de ésta. Esto también incluye todos los asuntos relacionados con la ocupación del Sáhara Occidental. Además, las decisiones políticas se toman cuando los activistas saharauis y los defensores de derechos humanos están encarcelados. El caso de Hasana y su mujer son un ejemplo de ello. “Ni siquiera su jefe o el superior de éste pudieron hacer nada”, explicó otro activista saharaui que pidió permanecer en el anonimato.

 

Adala UK urge al gobierno de Marruecos que por encima de todo reconozca que los defensores de derechos humanos son actores legítimos y una parte importante de la sociedad democrática; ellos son la última línea de defensa en una sociedad libre y justa tanto en Marruecos como en los territorios del Sáhara Occidental.

 
La comunidad internacional y la ONU no pueden permanecer sentadas, de brazos cruzados sin hacer nada mientras las autoridades en Marruecos tratan de eliminar los defensores de derechos humanos en el Sáhara Occidental ocupado. Es necesario hacer una investigación exhaustiva de todas las denuncias de ataques, intimidación y detención arbitraria de todos aquellos que defienden los derechos humanos, y el Ministerio de Justicia de Marruecos debe llevar a los tribunales a todas las personas responsables.

Un menor de 17 años Arrestado y golpeado por las fuerzas de ocupación Marroquíes en el Sáhara Occidental.

Una patrulla de las fuerzas policiales marroquí arresto el 11 de abril al menor Souayah Dahi, de 17 años de la avenida de “Sharif Radi” en El Barrio de Zemla en La Capital del Sáhara Occidental debido a su participación en una protesta en solidaridad con todos los presos políticos saharauis en las carceles Marroquies. Dahi de 17 años ha sido castigados por el mero hecho de ejercer sus derechos a la libertad de expresión y reunión.

Un grupo de policías uniformados y vestidos de civil arrastraron al menor por la calle y lo llevan a continuación en un coche blindado a un sitio desconocido después de que varios coches intervinieron de forma brutal contra una manifestación por lo que se ve fue muy pacífica. Comenta un testigo a Adala UK

“Tres de ellos lo sujetaron por ambos brazos y lo arrastraron hacia un coche blindado mientras lo golpean. Algunos vecinos y personas en la calle trataban de rescatar al menor de los agentes. Un hombre se acercó a uno de los agentes y le pedido que dejen el niño. Los agentes se negaron, uno de los policías dijo ” lo vamos a llevar a un sitio donde le vamos a reeducar ” 

Dicen otros testigos, que Souayah Dahi temblaba de miedo. “Lo vemos hablar con los agentes y decirles que él no ha arrojado pierdas a nadie, pero eso no ayudó. Los agentes lo arrastraron y le hicieron entrar en coche blindado perteneciente a la policía Marroquíes. No sé si golpearon a Souayah Dahi en el coche o no, no se lo que sucedió en su interior porque no se ve nada desde el exterior del coche.

De acuerdo con el testimonio del menos “Souayah Dahi”, ” había sido golpeado en el lugar del arresto antes de que se ve obligado por agentes vestidos de civil y uniformados a subir a un coche blindado, Dahi también confirmó que fue objeto a malos tratos físicos y verbal dentro del coche de policía antes de ser llevado a la sede general de la policía en la ciudad Ocupada de El Aiún.

“Dentro de la sede de la policía , me golpean fuertemente en los pies y en las manos y en otras partes de mi cuerpo, y mi interrogaban al mismo tiempo, un agente me dio varias bofetadas en la cara y me dijo Si quieres que te pongamos en libertad dignos los nombres de los que estaban contigo y los que estaban lanzando piedras”. Comenta Dahi 

En un vídeo publicado muestra que Dahi fue víctima violencia física y prácticas humillantes y degradantes de la dignidad humana, que le causaron lesión y contusiones en varias partes de su cuerpo, especialmente en el nivel de la espalda” (ver vídeo) 

Según el derecho internacional, toda persona que no ha cumplido los 18 años es un menor, y los menores de quienes se sospecha que han cometido algún delito común deben ser tratados según las normas del sistema de justicia de menores y deben ser acompañados por un abogado o representante legal durante todo el procedimiento, pero Dahi fue arrestado más de 6 horas sin que nadie de su familia o representante legal sea notificado por las autoridades, Dahi fue ser puesto en libertad a las 4:00 de la madrugada 12 de abril. 

Adala UK, que recoge desde 2013 las historias de niños victimas de violencia de la policia Marroqui en los territorios ocupados. Estos cientos de entrevistas, dan testimonio de la barbarie de la ocupación, los crímenes y la humillación ordinaria que experimentan los niños Saharauis en las ciudades ocupadas. En nuestro informe presentado a la ONU para el examen periódico del Reino de Marruecos “UPR 2017” hemos recopilado evidencias abrumadoras acerca de la violencia y las graves violaciones de derechos humanos de las que los niños Saharauis son objeto. Las sospechas permanentes, las detenciones arbitrarias, los malos tratos físicos e incluso los disparos con fuego real afectan también a los niños como en el caso de Najem El Garhi, Los niños Saharauis son reprimidos por las fuerzas marroquíes de ocupación, detenidos, golpeados, torturados… Niños aterrorizados, que se mean en los pantalones. Niños traumatizados, marcados por el horror y el espanto que provocan las fuerzas marroquíes en los territorios ocupados del Sáhara Occidental. 

Nuestras investigaciones realizadas demostraron que a menudo, la mayoría de los niños saharauis llegan a centros de interrogación con manos atadas, golpeados y privados de sus mínimos derechos. El 100% de los niños detenidos que fueron entrevistados por Adala UK sufrieron algún tipo de violencia física entre el período de su detención e interrogatorio.

Adala UK insté a Marruecos a que adoptase medidas concretas e inmediatas para proteger a los niños, en particular garantizando la rendición de cuentas por las presuntas violaciones. De de todos los casos de presuntas violaciones del derecho internacional humanitario y la Convención Internacional de los Derechos del Niño (CIDN) durante sus arrestos y las brutales intervención en contra las protestas pacíficas de la población saharaui.

El Estado de Marruecos debe respetar y velar por la correcta aplicación de la Convención Internacional de los Derechos del Niño (CIDN) y el Derecho Internacional Humanitario en los territorio del Sáhara Occidental ocupado por el mismo desde 1975 siendo el responsable de la situación de los derechos humanos en Estos territorios ocupados. 

Adala UK también reitera su llamamiento a la comunidad internacional y a la ONU para que despliegue observadores a los Territorios Ocupados a fin de garantizar la protección de los derechos humanos del pueblo del Sáhara Occidental. Para la gente que vive en el Sáhara Occidental es fundamental que el próximo este mes de abril el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas incluya la supervisión del estado de los derechos humanos en el mandato de la MINURSO. Esto representaría un paso adelante a la hora de abordar las violaciones de los derechos humanos en el Sáhara Occidental.

Adala UK: Marruecos sigue violando la Convención sobre los Derechos del Niño en el Sáhara Occidental 

Cada día y de innumerables maneras, los niños saharauis son víctimas de violaciones de los derechos humanos de parte de las fuerzas Marroquíes. Ningún niños de los que se encuentras alrededor de las manifestaciones que reivindica la libre determinación del pueblo saharaui es considerado demasiado pequeño para salvarse de la represión aplicada por las fuerzas de ocupación Marroquí. 

29 de Marzo 2017 Alkanti Alalaoui un niño de doce años, del barrio de Lahshaisha , en El Aiún ocupado, fue detenido por las fuerzas Marroquíes durante varias horas en la noche del 29 de Marzo mientras estaba sentado en la puerta de su casa, Alkanti fue detenido y golpeado brutalmente antes de ser obligado de subir en un coche todo terreno perteneciente a las fuerzas Marroquíes con Matrícula numero 147142, la detención se produjo supuestamente cuando un grupo de jóvenes arrojaron piedras a un coche blindado de las fuerza Marroquíes, Alkinti Al-Alawi,de 12 años sufre discapacidad (sordo) y retraso mental.
Los miembros de las fuerzas de seguridad asaltaron al menor de edad golpeándole en varios zonas sensibles de su cuerpo, en un momento dado, El Niño recibió una bofetada de uno de los agentes en uno de los oído, que ya sufría lesión de antes en el que le causó “sordera”, la brutal paliza le causó graves lesiones en la cara y en otras partes muy sensibles de su cuerpo.
Este ataque se produjo durante la persecución de un grupo de jóvenes que supuestamente arrojaron piedras a un coche blindado después de este ultimo interviene en contra una pacífica protesta a favor del derecho del pueblo saharaui a la libre determinación. Luego de la brutal paliza, las fuerzas de seguridad llevaron al niño a un destino desconocido a bordo del vehículo perteneciente a la policía marroquí, antes de que su casa fue atacada con piedras por los agentes.
Unos minutos después un gran número de vecinos se reunieron en solidaridad con la familia frente a la casa de la familia del Niño, después de dos horas de protestas de los solidarios, un coche de la policia se presentó en la casa de la familia en un intento de negociar con la familia para que se disuelven la protesta que formaron los residentes y vecinos de la familia y para que la familia se compromete de no presentar ninguna denuncia contra los agentes que han agredido al menor de edad.
“Donde está mi hijo? Mi hijo sufre discapacidad y retraso mental, donde estás los derechos humanos? Dar una paliza y secuestrar a mi hijo de 12 años, esos son los desechos humanos?” Grita la madre del niño desesperada a los agentes 
El jefe de la policía Marroquí de la zona sureste de la ciudad de ocupada del El Aiún y otros agentes respondieron a la madre que ellos no tienen la culpa y que quien golpearon a su hijo fueron otros agentes que no están presentes, y que ellos están allí para que la madre de compromete de que no va a dar más vuelta al tema y no presentar ninguna denuncia en contra los agentes quien golpearon a su hijo.”

“Habías Secuestrado y golpeado un niño sordo no oye nada, huérfano de padre y solo tienes 12 años y quieren que les prometo que no presente ninguna denuncia, pues no, no os voy a comprometer nada y voy a denunciar a los agentes crimínales que secuestraron y golpearon a mi hijo, tienes que rendir cuentas por el crimen que cometieron y por lo que han hecho a mi hijo, mi hijo no les ha hecho nada siempre está sentado en la puerta de casa y todos los vecinos saben que es un niño my tranquilo.” Añade la madre (ver vídeo)

Unos minutos después, un coche de la policia que abordaba al menor se presentó en la casa de la familia, los agentes entregaron al niño de doce años a la familia en estado crítico y con trastornos psicológicos. 

30 de Marzo la madre comentó a activistas de Adala UK que su hijo sigue sufriendo trastornos psicológicos y de que se despertaba por la noche cada una o dos horas gritando a raíz de los malos trata que recibió de los agentes. La madre de Elkanti presento una denuncia contra los agentes, aunque las denuncias de los actos de tortura cometidos por la las fuerzas nunca son investigados y las victimas de la tortura continúan sufriendo. 

En noviembre 2016 , un informe de Adala UK presentado a la ONU sobre UPR de Marruecos 2017 (revisión periódica Universal del Consejo de los DDHH de la ONU 2017), Adala UK urgió a la ONU la aplicación de las recomendaciones que contiene el informe que incluyeron “las denuncias de los malos tratos a los niños Saharauis durante su arresto, traslado, interrogatorio sin la presencia de la familia o del representante legal y detención no disminuyeron significativamente en 2014 y 2015″.lo que es considerado una tortura y una violación clara de la Convención sobre los Derechos del Niño de la ONU que Marruecos es estado firmante a la dicha convención.

La comunidad internacional no debe seguir fallando estrepitosamente al no aplicar a Marruecos normas estrictas permitiendo a sus fuerzas quedar impune violaciones de derechos humanos tras violaciones a estos niños y ciudadanos indefensos.

Adala UK urge al gobierno Marroquí acabar con su política de seguir sin permitir, exámenes o investigaciones legales independientes de los crímenes y violaciones perpetrados por sus fuerzas de seguridad en los territorios ocupados del Sáhara Occidental. Marruecos está obligado a tomar medidas para proteger a población compatibles con su obligación de respetar a los derechos humanos y el derecho internacional humanitario, así como a la Convención sobre los Derechos del Niño de la ONU que Marruecos un estado firmante a la ducha convención.

Adala UK también reitera su llamamiento a la comunidad internacional y a la ONU para que despliegue observadores a los Territorios Ocupados a fin de garantizar la protección de los derechos humanos del pueblo del Sáhara Occidental. 

Adala UK: aumenta la represión de las protestas en el Sáhara Occidental

img_4957-10El pasado jueves 23 de marzo un grupo de personas desempleadas se manifestaron de manera pacífica en El Aaiún, en los Territorios Ocupados del Sáhara Occidental. Ante la brutal represión con la que respondieron las fuerzas marroquíes, Adala UK exige a las autoridades marroquíes que investiguen de manera completa, imparcial e independiente todos los abusos de derechos humanos cometidos y que los responsables sean puestos a disposición judicial. Sigue leyendo